Ciudad México .com.mx
Inicio

 

 

 

01.05.2011

Historia


Zonas


Imágenes


Sitios Arqueológicos


Atractivos


Cercanías


Museos


Festivales


Expos y congresos


Hospedaje


Gastronomía


Compras


Vida nocturna


Información General


Transporte


Espectáculos


Deportes


Peques


Educación


Mapas


Embajadas


Grupos de participacion ONG's


Enlaces


Contacto


Mapa del sitio

 

 

 

 

Volcanes Popocatépetl - Iztaccihuatl
Cercanías de la Ciudad de México

Cuenta una leyenda náhuatl la historia de un valeroso guerrero y una hermosa doncella que murió de amor. Un guerrero que fue obligado por el padre de la joven Iztaccihuatl a ir a la guerra con tal de obtener su visto bueno para contraer nupcias con su hija. Tras meses de no obtener noticias, Iztaccihuatl recibió a un mensajero quien le dijo que su amado había muerto en combate. Víctima de la tristeza la doncella se entregó al llanto, saliéndosele la vida entre las lágrimas y murió. Al poco tiempo, el guerrero regresó y encontró a su amada muerta, lleno de coraje, se llevó el cuerpo a lo alto de un cerro donde le dio sepultura y permaneció arrodillado junto a ella, muriendo dando gritos de coraje que retumbaron por todo el Anáhuac. Los dioses al contemplarlos sintieron compasión de ellos, los cubrieron con un abrigo de ramas y nieve y los convirtieron en montañas. Una con la silueta de una joven mujer y el otro un volcán que a cada tiempo sigue ardiendo de amor en su interior. 

Esta bella leyenda es sólo una muestra de la enorme importancia cultural que estos volcanes significan para la región y para el país en general, volcanes que han estado presentes a lo largo de los siglos en el imaginario colectivo, eternos custodios y marco natural del Valle de México. Son estos los volcanes que aparecen en las pinturas de José María Velasco, el Dr. Atl y Diego Rivera y fue en un camino en medio de estos volcanes (el Paso de Cortés) donde los conquistadores españoles vislumbraron desde las alturas por primera vez el esplendor de la antigua Tenochtitlan.

El volcán Popocatépetl, o "don Goyo" como lo conocen los habitantes de las poblaciones cercanas y el Iztaccihuatl o "la mujer dormida" se encuentran localizados dentro un importante parque nacional en el oriente del Estado de México, haciendo límite con los estados de Puebla y Morelos. Es una zona de intricadas serranías cubiertas por bosques de clima frío donde predominan pinos, abetos y oyameles, que a partir de los 4000 metros de altura sobre el nivel del mar dan paso a extensos páramos alpinos cubiertos por vegetación de tundra, donde predominan los zacates y los cardos. La fauna de la zona es abundante y podemos encontrar teporingos, conejos, pumas, venados, águilas, armadillos y distintas especies de reptiles e insectos. Desde el punto de vista ecológico, este parque nacional adquiere especial relevancia al ser las nieves eternas de estos volcanes y sus bosques aledaños, la fuente de varios de los ríos que abastecen de agua potable las ciudades cercanas, razón por la cual se han emprendido intensas campañas de reforestación y protección.

En este parque nacional se pueden realizar distintas actividades como caminata, escalada, bicicleta de montaña y alpinismo, sin embargo la realización de actividades en el área se encuentra sujeta a las condiciones de erupción del Volcán Popocatépetl, sin embargo la mayor parte de los días es posible acceder al Iztaccihuatl y al Paso de Cortés. Para ello es necesario registrarse previamente en la oficina de turismo del poblado de Amecameca donde se darán las instrucciones pertinentes para realizar el ascenso que puede efectuarse en automóvil.

Otros de los atractivos de los alrededores, son las poblaciones ubicadas a las faldas de los volcanes, de las cuales por citar a una mencionaremos a San Rafael, una interesante villa que funcionó a principios del siglo XX como centro productor de papel, mismo que conserva muchas de sus instalaciones originales con una marcada influencia europea que nos transporta a otros tiempos y latitudes. Asimismo en la zona también se encuentran algunas de las primeras construcciones religiosas realizados por los misioneros católicos en nuestro país, en las poblaciones de Atlahucan, Cuernavaca, Tetela del Volcán, Huejotzingo, entre otras, mismas que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994.

Este parque nacional es fácilmente accesible desde la ciudad de México, con un tiempo de recorrido aproximado de dos horas,  tomando la carretera Chalco - Amecameca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ciudadmexico.com.mx  México, D.F. 2009. Derechos Reservados.